sábado, 25 de abril de 2015

Pequeñas Semillitas 2665

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 10 - Número 2665 ~ Sábado 25 de Abril de 2015
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
El gesto del saludo de la paz en cada Santa Misa nos recuerda este pedido del mismo Jesús… “quien no ama a su hermano a quién v, no puede amar a Dios, a quien no ve…” (1 Jn 4,21). De allí que cuando se celebra la Eucaristía, toda la Iglesia participa de este misterio de comunión y cada uno de los que participamos en la comunión nos “convertimos en aquello que comemos” (San León Magno).
Esta consideración sobre el misterio de la Eucaristía, reclama de nosotros, una actitud especial. Si la Reconciliación nos exige conciencia de pecado y deseo de conversión, la Eucaristía nos exige conciencia de vivir lo que celebramos.
Participar de la Misa -que no es “oír misa”, como se decía antes- nos da el derecho de sentirnos una comunidad que celebra no un rito vacío y frío, sino que celebra el amor de Dios proclamado en su Cuerpo y en su Sangre, para que hagamos lo mismo que hizo Jesús.
© Mons. Baldomero Martini

¡Buenos días!

Defensa heroica
Stephanie tiene 20 años. Estudia Teología Católica en la Universidad Ave María en Naples, Florida. Movida por el Señor ha creado lo que ha venido a llamar “Equipo de Castidad”, con el fin de promover esta virtud y llevar al conocimiento del amor verdadero entre los jóvenes. Te cuento ahora lo que le pasó a una jovencita portuguesa, beatificada por san Juan Pablo II (2004).

Se hallaba Alejandrina (1904-55) en una habitación del primer piso de su casa con su hermana Deolinda y otra joven, cuando tres hombres se acercaron y exigieron con voz sugestiva que les dejaran pasar. Alejandrina al asomarse por la ventana reconoció a uno que años atrás la molestaba en el trabajo del campo. Enseguida cerró la puerta pero los hombres lograron entrar por otro lado. Deolinda y la compañera pudieron escapar, pero Alejandrina quedó acorralada por este hombre en el ángulo de la habitación. Ella gritaba: "¡Jesús, ayúdame!", azotándolo con su rosario. Detrás de ella había una ventana, a unos 4 metros de altura sobre el jardín. Era su única salida. Ella prefirió lanzarse a una posible muerte antes que consentir a la innoble pasión de aquel hombre. Pero quedó afectada de la columna vertebral para toda la vida.

“Desde que descubrí la virtud de la castidad —narra Stephanie— me he sentido especialmente atraída hacia ella. Cuando era niña leí la vida de Santa María Goretti. Su martirio heroico para guardar su pureza a una edad tan temprana, me asombró y estimuló”. Busca en Google: Stephanie – Equipo  de castidad, y encontrarás interesantes detalles sobre el tema.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús se apareció a los once y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien».
Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios. Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban. (Mc 16,15-20)

Comentario
Hoy habría mucho que hablar sobre la cuestión de por qué no resuena con fuerza y convicción la palabra del Evangelio, por qué guardamos los cristianos un silencio sospechoso acerca de lo que creemos, a pesar de la llamada a la “nueva evangelización”. Cada uno hará su propio análisis y apuntará su particular interpretación.
Pero en la fiesta de san Marcos, escuchando el Evangelio y mirando al evangelizador, no podemos sino proclamar con seguridad y agradecimiento dónde está la fuente y en qué consiste la fuerza de nuestra palabra.
El evangelizador no habla porque así se lo recomienda un estudio sociológico del momento, ni porque se lo dicte la “prudencia” política, ni porque “le nace decir lo que piensa”. Sin más, se le ha impuesto una presencia y un mandato, desde fuera, sin coacción, pero con la autoridad de quien es digno de todo crédito: «Ve al mundo entero y proclama el Evangelio a toda la creación» (cf. Mc 16,15). Es decir, que evangelizamos por obediencia, bien que gozosa y confiadamente.
Nuestra palabra, por otra parte, no se presenta como una más en el mercado de las ideas o de las opiniones, sino que tiene todo el peso de los mensajes fuertes y definitivos. De su aceptación o rechazo dependen la vida o la muerte; y su verdad, su capacidad de convicción, viene por la vía testimonial, es decir, aparece acreditada por signos de poder en favor de los necesitados. Por eso es, propiamente, una “proclamación”, una declaración pública, feliz, entusiasmada, de un hecho decisivo y salvador.
¿Por qué, pues, nuestro silencio? ¿Miedo, timidez? Decía san Justino que «aquellos ignorantes e incapaces de elocuencia, persuadieron por la virtud a todo el género humano». El signo o milagro de la virtud es nuestra elocuencia. Dejemos al menos que el Señor en medio de nosotros y con nosotros realice su obra: estaba «colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban» (Mc 16,20).
Mons. Agustí CORTÉS i Soriano Obispo de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Marcos
Evangelista
Junto con su primo Bernabé, fue compañero de san Pablo en la comunidad de Antioquía y en los comienzos de su predicación apostólica en Chipre. Más tarde fue compañero y colaborador de san Pedro durante su permanencia en Roma hasta su muerte; el Apóstol, en su carta primera, lo llama «hijo mío». La tradición considera que Marcos recogió en su Evangelio las catequesis de Pedro a los romanos, y que fue «discípulo e intérprete de Pedro, aunque no hubiera escuchado ni seguido al Señor». Cuando san Pablo estaba prisionero en Roma, le pidió a Timoteo, que se encontraba en Éfeso, que le llevara a Marcos «porque le era muy útil para el ministerio». Según la tradición, Marcos evangelizó en Alejandría de Egipto, fundó aquella Iglesia y sufrió el martirio en tiempo del emperador Trajano.
Oración: Señor, Dios nuestro, que enalteciste a tu evangelista san Marcos con el ministerio de la predicación evangélica, concédenos aprovechar de tal modo sus enseñanzas que sigamos siempre fielmente las huellas de Cristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
© Directorio Franciscano    

Palabras del Papa Francisco
“La palabra del perdón pueda llegar a todos y la llamada a experimentar la misericordia no deje a ninguno indiferente. ¡Este es el tiempo oportuno para cambiar de vida! Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón. Basta solamente que acojáis la llamada a la conversión y os sometáis a la justicia mientras la Iglesia os ofrece misericordia”


Tema del día:
24 maneras de amar
Cuando a la gente se la habla de que "hay que amarse los unos a los otros" son muchos los que se te quedan mirando y te preguntan: ¿y amar, qué es: un calorcillo en el corazón? ¿Cómo se hace eso de amar, sobre todo cuando se trata de desconocidos o semi conocidos? ¿Amar son, tal vez, solamente algunos impresionantes gestos heroicos?

Un amigo mío, Amado Sáez de Ibarra, publicó hace muchos años un folleto que se titulaba "El arte de amar" y en él ofrecía una serie de pequeños gestos de amor, de esos que seguramente no cambian el mundo, pero que, por un lado, lo hacen más vividero y, por otro, estiran el corazón de quien los hace.

Siguiendo su ejemplo voy a ofrecer aquí una lista de 24 pequeñas maneras de amar:

1 Aprenderse los nombres de la gente que trabaja con nosotros o de los que nos cruzamos en el ascensor y tratarles luego por su nombre.
2 Estudiar los gustos ajenos y tratar de complacerles.
3 Pensar, por principio, bien de todo el mundo.
4 Tener la manía de hacer el bien, sobre todo a los que no se la merecerían teóricamente.
5 Sonreír. Sonreír a todas horas. Con ganas o sin ellas.
6 Multiplicar el saludo, incluso a los semi conocidos.
7 Visitar a los enfermos, sobre todo sin son crónicos.
8 Prestar libros aunque te pierdan alguno. Devolverlos tú.
9 Hacer favores. Y concederlos antes de que terminen de pedírtelos.
10 Olvidar ofensas. Y sonreír especialmente a los ofensores.
11 Aguantar a los pesados. No poner cara de vinagre escuchándolos.
12 Tratar con antipáticos. Conversar con los sordos sin ponerte nervioso.
13 Contestar, si te es posible, a todas las cartas.
14 Entretener a los niños chiquitines. No pensar que con ellos pierdes el tiempo.
15 Animar a los viejos. No engañarles como chiquillos, subrayar todo lo positivo que encuentres en ellos.
16 Recordar las fechas de los santos y cumpleaños de los conocidos y amigos.
17 Hacer regalos muy pequeños, que demuestren el cariño pero no crean obligación de ser compensados con otro regalo.
18 Acudir puntualmente a las citas, aunque tengas que esperar tú.
19 Contarle a la gente cosas buenas que alguien ha dicho de ellos.
20 Dar buenas noticias.
21 No contradecir por sistema a todos los que hablan con nosotros.
22 Exponer nuestras razones en las discusiones, pero sin tratar de aplastar.
23 Mandar con tono suave. No gritar nunca.
24 Corregir de modo que se note que te duele el hacerlo.

La lista podría ser interminable y los ejemplos similares infinitos. Y ya sé que son minucias. Pero con muchos millones de pequeñas minucias como éstas el mundo se haría más habitable.
© José Luis Martín Descalzo

Humor:
Cinco gotitas

Discutir con tu esposa es como ser arrestado: todo lo que digas puede y será usado en tu contra. Así que mejor usas tu derecho a guardar silencio.

El cerebro es el órgano más importante del cuerpo; funciona 24 horas al día, todos los 365 del año, desde el instante del nacimiento hasta que te enamoras.

-Mamá, ¿de dónde venimos? -De Adán y Eva, hijo. -Pero mi papá me dijo que del mono. -Bueno, así es en su familia.

Las calorías son unos bichitos que se meten en tu closet por la noche y te encogen la ropa. ¡Mi closet está infectado!

La diferencia entre un terrorista y una mujer muy enojada es que con el terrorista puedes negociar.

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por el drama de los inmigrantes del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por el eterno descanso del alma de Delia M., que vivía en Buenos Aires, Argentina, y ayer ha sido llamada al cielo luego de una sufrida enfermedad.

Pedimos oración por María Isabel, de Reconquista, Santa Fe, Argentina, para que Dios la bendiga a ella y a toda su familia, y que la Virgen María acompañe y proteja siempre su camino.

Pedimos oración para la señora Ana Lucía A., de Bogotá, Colombia, quien se encuentra hospitalizada en estado muy delicado. La colocamos en las Santas Manos del Señor para que le dé el don de la salud, con la intercesión de nuestra Señora de Lourdes.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Unidos a María
Cuando en el Génesis se relata la creación del hombre y luego de la mujer, se dice de ella que es “una ayuda semejante” para el hombre. Y la Virgen, que es “la Mujer”, es también, para cada hombre, su ayuda semejante, que está en este mundo para socorrerlo, porque si bien la Santísima Virgen ya está en el Cielo en cuerpo y alma, también está en la tierra, al lado de cada hombre que la necesita.
Recordemos que si nadie nos ama en el mundo, tenemos una Madre que nos ama por todos los que no nos quieren. Incluso no debemos temer el juicio de Dios, porque si confiamos en la Virgen, ya inclinaremos al Juez de nuestra parte, porque Ella, María, es la Madre del Juez, pero también es nuestra Madre, y trata de poner paz entre los hermanos.
Pero para granjearos las ayudas de María, debemos ofrecerle algo que nos cueste, por ejemplo rezarle cada día las tres avemarías, que son prenda de salvación eterna, y Ella nos promete que nos salvará.

Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

viernes, 24 de abril de 2015

Pequeñas Semillitas 2664

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 10 - Número 2664 ~ Viernes 24 de Abril de 2015
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Dios: cuando hago lo mejor posible, utilizo la sabiduría, el talento y las habilidades que Tú me has dado. Por eso pido en mi oración no pasar jamás por alto la importancia de lo que hago ni una oportunidad de ofrecer lo mejor de mí.  Tengo algo que vale la pena dar, y toda la voluntad de darlo.
Dios: si no estoy ya en el sitio donde puedo dar lo mejor de mí por la familia humana y el planeta, confío en que Tú me guiarás al sitio donde pueda hacerlo.
Tal vez no sepa jamás cuánto he ayudado a otra de Tus creaciones con mi amor, mi consideración y mi solidaridad, pero no necesito saberlo.  Al dejar que Tu espíritu obre a través de mí, no sólo aumento la calidad de mi vida, además doy sustento a la ofrenda divina de toda la vida.
Dedicaré toda mi vida a ser instrumento de las bendiciones de Dios.

¡Buenos días!

Puedes siempre elegir
Es maravilloso el número de cosas imposibles que la gente decidida logra realizar. Tú deberías formar parte de ese equipo. “Aprende la lección de la luciérnaga que proyecta su luz solamente cuando vuela, solamente cuando está en acción. Conviértete en luciérnaga y aun durante el día se verá tu resplandor a pesar del sol”.

Vale tanto tu determinación como tu inteligencia. No importa lo que te ocurra en tu vida, porque tienes la capacidad de elegir siempre tu reacción. Así que busca lo positivo de cada situación y ofrece lo mejor que hay dentro de ti. Elige, busca, decide mirar y aprovechar sólo lo mejor. Cuida y observa tus reacciones, tú puedes elegir cómo reaccionar ante cada situación, de ti depende. Una buena enseñanza es eterna, y su verdad  es universal. La magia siempre está en ti.  La luz y el amor siempre están en ti.

“No olvides que tus sueños carecen de valor, que tus planes son como el polvo, que tus metas son imposibles, si no pones de tu parte decisión y acción. Solamente la acción es la chispa que enciende tus sueños, planes y metas hasta convertirlos en una fuerza viviente. No te demores, no postergues. El secreto, extraído de las profundidades de los corazones valientes, es proceder ahora mismo y hacer frente al desafío del momento” (Og Mandino).
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, los judíos se pusieron a discutir entre sí y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?». Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre». Esto lo dijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaúm. (Jn 15,1-8)

Comentario
Hoy, Jesús hace tres afirmaciones capitales, como son: que se ha de comer la carne del Hijo del hombre y beber su sangre; que si no se comulga no se puede tener vida; y que esta vida es la vida eterna y es la condición para la resurrección (cf. Jn 6,53.58). No hay nada en el Evangelio tan claro, tan rotundo y tan definitivo como estas afirmaciones de Jesús.
No siempre los católicos estamos a la altura de lo que merece la Eucaristía: a veces se pretende “vivir” sin las condiciones de vida señaladas por Jesús y, sin embargo, como ha escrito Juan Pablo II, «la Eucaristía es un don demasiado grande para admitir ambigüedades y reducciones».
“Comer para vivir”: comer la carne del Hijo del hombre para vivir como el Hijo del hombre. Este comer se llama “comunión”. Es un “comer”, y decimos “comer” para que quede clara la necesidad de la asimilación, de la identificación con Jesús. Se comulga para mantener la unión: para pensar como Él, para hablar como Él, para amar como Él. A los cristianos nos hacía falta la encíclica eucarística de Juan Pablo II, La Iglesia vive de la Eucaristía. Es una encíclica apasionada: es “fuego” porque la Eucaristía es ardiente.
«Vivamente he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer» (Lc 22,15), decía Jesús al atardecer del Jueves Santo. Hemos de recuperar el fervor eucarístico. Ninguna otra religión tiene una iniciativa semejante. Es Dios que baja hasta el corazón del hombre para establecer ahí una relación misteriosa de amor. Y desde ahí se construye la Iglesia y se toma parte en el dinamismo apostólico y eclesial de la Eucaristía.
Estamos tocando la entraña misma del misterio, como Tomás, que palpaba las heridas de Cristo resucitado. Los cristianos tendremos que revisar nuestra fidelidad al hecho eucarístico, tal como Cristo lo ha revelado y la Iglesia nos lo propone. Y tenemos que volver a vivir la “ternura” hacia la Eucaristía: genuflexiones pausadas y bien hechas, incremento del número de comuniones espirituales... Y, a partir de la Eucaristía, los hombres nos aparecerán sagrados, tal como son. Y les serviremos con una renovada ternura.
Rev. D. Àngel CALDAS i Bosch (Salt, Girona, España)

Santoral Católico:
San Fidel de Sigmaringen
Sacerdote y Mártir
Nació en Sigmaringen (Suabia, Alemania) el año 1578, en tiempos agitados por la Reforma protestante. Fue un joven de vida intachable, que estudió filosofía y derecho en Friburgo de Brisgovia con excelentes resultados. Ejerció luego la abogacía con tal amor a la justicia y a los más indefensos, que le dieron el sobrenombre de «abogado de los pobres». En 1612 recibió la ordenación sacerdotal y poco después ingresó en los capuchinos. Fue un predicador incansable entre los católicos y los hermanos separados en los diversos cantones de Suiza y Suabia. Por su gran actividad misionera, la Congregación de la Propagación de la Fe, recién creada, le encargó fortalecer la fe católica en Suiza. Los herejes se conjuraron para acabar con su vida y lo asesinaron el 24 de abril de 1622 en Seewis (Suiza), donde lo habían invitado a predicar. Lo canonizó Benedicto XIV en 1746.
Oración: Señor Dios, que te has dignado conceder la palma del martirio a san Fidel de Sigmaringa cuando, abrasado en tu amor, se entregaba a la propagación de la fe, concédenos, te rogamos, que arraigados, como él, en el amor, lleguemos a conocer el poder de la resurrección de Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
© Directorio Franciscano    

La frase de hoy

"Nunca estés de prisa, haz todo en silencio con un espíritu en calma.
No pierdas tu paz interior por nada, aunque todo tu mundo esté revuelto"
~ San Francisco de Sales  ~

Temas Médicos:
Alimentos que curan
Aunque ciertas condiciones médicas requieres el uso de píldoras y medicaciones, el abuso de fármacos puede tener serias consecuencias en nuestro organismo. Por esta razón, si padeces dolor leve a moderado, la naturaleza nos ha provisto con una gran variedad de analgésicos naturales, que se esconden en la forma de frutas, vegetales y especias. Estos alimentos, que seguramente encontrarás en tu cocina, te ayudarán a curar diferentes tipos de dolores de forma natural.

Dolor muscular – Jengibre
Un grupo de investigadores daneses descubrió que el consumo regular de jengibre podría ayudar a reducir la inflamación, la rigidez, y el dolor crónico en los músculos y articulaciones. Esto se debe al accionar del principal componentes de esta planta, el gingerol, que inhibe la producción de las hormonas causantes del dolor. Para ello, prepara una infusión con una cucharada de jengibre seco o dos cucharadas de jengibre fresco y bébela a diario.

Dolor de muelas – Clavos de olor
El clavo de olor en polvo es un remedio casero comúnmente utilizado para tratar el dolor de muelas y la gingivitis. Además, una investigación reciente realizada por la Universidad de California, se ha logrado demostrar la efectividad de este ingrediente, separando el ingrediente activo responsable de reducir el dolor. Dicho compuesto, llamado eugenol, es un poderoso anestésico natural ideal para tratar estos casos. Tan solo ¼ de cucharada por día te ayudará a aliviar el dolor.

Reflujo – Vinagre de manzana
Si la sensación de acidez suele atacarte luego de las comidas, te alegrará saber que puedes detenerla con un poco de vinagre de manzana. Los ingredientes activos de este producto, el ácido málico y el ácido tartárico, estimulan el proceso digestivo y ayudan a que el cuerpo transforme las grasas en proteínas. Si la digestión es rápida, el estómago tiene menos posibilidades de sobrecargarse con ácidos y causar acidez. Bebiendo un vaso de agua con una cucharada de vinagre de manzana antes de cada comida podrás prevenir el reflujo en 24 horas.

Dolor de oído – Ajo
El ajo, conocido como “el antibiótico de la naturaleza”, posee increíbles propiedades antiinflamatorias. Los expertos de la Facultad de Medicina de México aseguran que aplicando dos gotas de aceite de ajo tibio en el oído es posible curar la otitis media en solo cinco días. Esta planta posee minerales, como el selenio, el germanio o el sulfuro, que son tóxicos para muchos tipos de bacterias. Para preparar tu propio aceite de ajo casero, cocina a fuego medio dos dientes de ajo y media taza de aceite de oliva, durante 4 minutos. Luego, cuela la preparación y utilízala de acuerdo a las instrucciones.

Dolor de cabeza y articulaciones – Cerezas
La Universidad Estatal de Michigan descubrió que el consumo diario de un puñado de cerezas es extremadamente beneficioso para las personas que sufren de dolores de cabeza y diversas condiciones inflamatorias en las articulaciones. La antocianina, el compuesto que le da ese color rojo a las cerezas, es un antioxidante diez veces más poderoso que el ibuprofeno o la aspirina. La antocianina paraliza las enzimas que causan inflamación en los tejidos, convirtiendo a esta fruta en el aliado perfecto para combatir estas afecciones.

Dolor estomacal – Pescado
La indigestión, el síndrome del intestino irritable, y la enteritis pueden ser tratadas aumentando el consumo de pescados. Una investigación reciente ha demostrado que los ácidos grasos presentes en este alimento pueden aliviar los calambres estomacales y la enteritis de forma efectiva. Gracias a sus poderosas propiedades antiinflamatorias, estos compuestos ayudan a mantener la salud general del sistema digestivo. Tan solo 450 gr de pescado por semana es suficiente para disfrutar de estos beneficios.

Síndrome premenstrual – Yogur
El 80% de las mujeres sufren de dolores asociados al síndrome premenstrual. Esto se debe a la sensibilidad del sistema nervioso a los cambios en los niveles de estrógeno y progesterona que se producen durante la menstruación. De acuerdo con una investigación realizada en la Universidad de Columbia, el consumo de dos porciones diarias de yogur puede ayudar a reducir la intensidad de los dolores hasta en un 50%. Este alimento es rico en calcio, un mineral que provee alivio natural al sistema nervioso, previniendo o reduciendo los síntomas.

Dolor crónico – cúrcuma
Esta especia ha demostrado ser tres veces más poderosa que el ibuprofeno, la aspirina, y el naproxeno. Investigadores de la Universidad Cornell han descubierto que la cúrcuma puede curar hasta un 50% de las personas que padecen de artritis y fibromialgia. El ingrediente activo de esta especia, la curcumina, se encarga de paralizar las enzimas responsables del dolor. El consumo de ¼ de cucharada de cúrcuma ayudará a reducir el dolor crónico considerablemente. 

Uñas encarnadas y dolor de muelas – Sal
La encarnación de la uña es un problema común que afecta a millones de personas en todo el mundo. Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford descubrió que sumergir los pies en agua con sal a diario puede ayudar a tratar infecciones en tan solo 4 días. Al funcionar como un agente antibacteriano y antiinflamatorio, la sal también es recomendada para tratar la gingivitis y aliviar infecciones en la garganta.

Indigestión – Piña
Esta deliciosa fruta tropical es rica en enzimas responsables de asimilar proteínas. Estas enzimas estimulan y aceleran el proceso digestivo, reduciendo los calambres estomacales causados por la acumulación de gas. Los investigadores descubrieron que el consumo de una taza de piña fresca por día puede ayudar a aliviar el dolor en 72 horas.

Dolor muscular – Menta
Los calambres musculares pueden tornarse extremadamente dolorosos e incómodos, en especial si se originan por posturas incorrectas y esfuerzo excesivo. Si tomas baño caliente con 10 gotas de aceite de menta, dos o tres veces por semana, podrás tratar el dolor muscular con un 25% más de efectividad que las medicinas. El agua caliente ayuda a relajar y distender los músculos, mientras que la menta se encarga de relajar el sistema nervioso.

Dolor de espalda – Uvas
En un estudio realizado en la Universidad de Ohio, se ha demostrado que el consumo de una taza de uvas frescas por día podría ayudar a mejorar la circulación sanguínea hacia las zonas de la espalda donde el tejido se encuentra dañado. Debido a que la columna depende de los nutrientes y oxígenos suministrados por la sangre, el consumo de uvas es altamente beneficioso para estos casos.

Dolores asociados a lesiones – Agua
Aunque todos sabemos que nuestro cuerpo necesita agua para sobrevivir, un grupo de investigadores de la Universidad de Manhattan descubrió que el agua también tiene la capacidad de aliviar el dolor causado por lesiones. Cuando se producen daños en los tejidos, el cuerpo libera un compuesto químico llamado histamina, que es el responsable de la aparición del dolor. Al diluir las cantidades de histamina en la sangre, el agua es una excelente forma de reducir la intensidad del dolor. Para estar saludable, los especialistas recomiendan beber entre 8 y 10 vasos de agua por día, dependiendo de las necesidades energéticas de cada persona.

Infecciones orales – Miel
Los expertos del Centro de Salud de Dubái recomiendan tratar las llagas, las aftas y otras infecciones con miel. Esta delicia natural contiene enzimas antiinflamatorias que destruyen el virus y aceleran el proceso de curación. Para tratar estas lesiones de forma efectiva, te recomendamos aplicar miel sin pasteurizar, directamente sobre la zona afectada, una vez por día. El tiempo de curación es 43% menor que el de cremas y tratamientos industriales.

Dolor de pecho – Semillas de lino
Las semillas de lino contienen fitoestrógeno, un compuesto que ayuda a prevenir los cambios en los niveles de estrógeno que producen dolor en muchas mujeres. Lo único que debes hacer es incorporar dos o tres cucharadas diarias a tu dieta diaria. Debido a que las semillas son ricas en fibra, es importante consumir abundante agua para evitar negativos en el sistema digestivo.

Migrañas – Cafeína
Las personas que sufren de dolores de cabeza y migrañas frecuentes pueden beneficiarse del consumo de café, ya que se ha demostrado que la cafeína mejora la capacidad del revestimiento estomacal para absorber la medicación, mejorando su efectividad hasta en un 40%. Por esta razón, si estás tomando medicaciones para este tipo de dolores, podrás darte el gusto de beber una taza de café al día.

Calambres musculares – Jugo de tomate
Nuestros músculos tienden a acalambrarse cuando el cuerpo no recibe la cantidad suficiente de potasio. El consumo de diuréticos o la sudoración excesiva pueden causar una reducción en los niveles de potasio, un mineral esencial para la salud de nuestros músculos. Un estudio realizado por la Universidad de California descubrió que bebiendo una taza de jugo de tomate al día es posible aliviar la intensidad de los calambres y reducir la frecuencia de los episodios.
> Nota importante: «Recuerde consultar a su médico»

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por el drama de los inmigrantes del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por el millón y medio de víctimas que dejó el genocidio armenio del que se cumplen cien años.

Pedimos oración por las personas que están viendo amenazadas sus vidas y sus cosas por la erupción del volcán Calbuco, en la cordillera de los Andes entre Chile y Argentina.

Pedimos oración para que el Señor bendiga el matrimonio de Eduardo y Cecilia, que mañana sábado se casan en Uruguay. Los encomendamos a la Sagrada Familia de Nazaret para que, siguiendo su santo ejemplo, transiten siempre juntos sembrando amor y ejemplo de unidad familiar.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Unidos a María
Con María no hay nada que temer. Sin María hay que temer a todo. Porque María es la Omnipotencia Suplicante y todo lo que pide a Dios lo obtiene. Por eso si tenemos devoción a María, estamos salvados; en cambio si no le tenemos devoción, estamos perdidos. La devoción a María es gran señal de predestinación, porque a los que Dios quiere salvar les da una tierna y constante devoción a su Madre. Reavivemos nuestra confianza y devoción a la Virgen, sabiendo que en sus brazos maternales estamos protegidos de todo mal y alcanzaremos infaliblemente el Cielo, porque en el momento de nuestra muerte Ella no dejará que los demonios nos arrebaten al Infierno, sino que intervendrá en favor nuestro y nos salvará hasta el fin. Con María no hay que tener ningún miedo a nada ni a nadie, porque donde está María también está Jesús, y Jesús es Dios y con Él nadie puede.

Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

jueves, 23 de abril de 2015

Pequeñas Semillitas 2663

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 10 - Número 2663 ~ Jueves 23 de Abril de 2015
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Cada día Dios, hasta hoy nos ha permitido despertar cada día, es decir abrimos los ojos, volvemos a la conciencia de estar en este mundo, al despertar se nos abren nuevamente los sentidos y podemos contemplar todas las maravillas que Dios nos da para que podamos ser felices.
Despertar cada día es tomar conciencia de ese presente, de ese instante en que somos amados por Dios, que nos ama con amor eterno, y descubrimos que todo es don de Dios, que todo es una caricia de su amor.
Despertar cada día es conectar nuestra alma a lo trascendente, conectarse con Él Absoluto que es Dios, y percibir lo relativo de la criatura, lo pasajero que es este mundo.
Despertar cada día es saber que estamos en el mundo pero que nos somos de este mundo, que estamos de viaje, que somos peregrinos, que somos forasteros en patria extraña.
Despertar cada día es conocer desde la fe mi pequeñez y la grandeza del amor de Dios.
Al empezar este nuevo día, estrénalo con alegría, porque realmente es un nuevo día con toda su grandeza con todo su esplendor, y en este nuevo día también despierta al amor, y descubre en todos los acontecimientos de las próximas horas la caricia de Dios y el milagro que es estar vivo.
P. Idar Hidalgo

¡Buenos días!

Edad de los sueños
Jesús en cierta oportunidad dijo que al Cielo entrarán los que son como niños. ¿Cómo son los niños? Sencillos, sinceros, humildes, confiados, puros, inocentes… Pareciera que la puerta del Paraíso es tan baja y estrecha que, si no nos empequeñecemos, no podremos entrar. El famoso escritor y poeta Miguel de Unamuno lo expresó en un breve poema:

Agranda la puerta, Padre, porque no puedo pasar.
La hiciste para los niños, yo he crecido a mi pesar.
Si no me agrandas la puerta, achícame por piedad.
Vuélveme a la edad aquella en que vivir es soñar.

Para lograr esta ansiada metamorfosis, medita con frecuencia en las actitudes del mismo Cristo, manso, humilde y puro de corazón, de quien escribió G. Papini: “La limpidez de su mirada era  la de quien sólo una vez ha nacido y ha permanecido niño aún en la madurez. Infancia intacta que nunca se empañó”. San Pablo nos exhorta, “Revístanse de Cristo”.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no lo atrae; y yo le resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: serán todos enseñados por Dios. Todo el que escucha al Padre y aprende, viene a mí. No es que alguien haya visto al Padre; sino aquel que ha venido de Dios, ése ha visto al Padre. En verdad, en verdad os digo: el que cree, tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron; éste es el pan que baja del cielo, para que quien lo coma no muera. Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo». (Jn 6,44-51)

Comentario
Hoy cantamos al Señor de quien nos viene la gloria y el triunfo. El Resucitado se presenta a su Iglesia con aquel «Yo soy el que soy» que lo identifica como fuente de salvación: «Yo soy el pan de la vida» (Jn 6,48). En acción de gracias, la comunidad reunida en torno al Viviente lo conoce amorosamente y acepta la instrucción de Dios, reconocida ahora como la enseñanza del Padre. Cristo, inmortal y glorioso, vuelve a recordarnos que el Padre es el auténtico protagonista de todo. Los que le escuchan y creen viven en comunión con el que viene de Dios, con el único que le ha visto y, así, la fe es comienzo de la vida eterna.
El pan vivo es Jesús. No es un alimento que asimilemos en nosotros, sino que nos asimila a nosotros. Él nos hace tener hambre de Dios, sed de escuchar su Palabra que es gozo y alegría del corazón. La Eucaristía es anticipación de la gloria celestial: «Partimos un mismo pan, que es remedio de inmortalidad, antídoto para no morir, para vivir por siempre en Jesucristo» (San Ignacio de Antioquía). La comunión con la carne del Cristo resucitado nos ha de acostumbrar a todo aquello que baja del cielo, es decir, a pedir, a recibir y asumir nuestra verdadera condición: estamos hechos para Dios y sólo Él sacia plenamente nuestro espíritu.
Pero este pan vivo no sólo nos hará vivir un día más allá de la muerte física, sino que nos es dado ahora «por la vida del mundo» (Jn 6,51). El designio del Padre, que no nos ha creado para morir, está ligado a la fe y al amor. Quiere una respuesta actual, libre y personal, a su iniciativa. Cada vez que comamos de este pan, ¡adentrémonos en el Amor mismo! Ya no vivimos para nosotros mismos, ya no vivimos en el error. El mundo todavía es precioso porque hay quien continúa amándolo hasta el extremo, porque hay un Sacrificio del cual se benefician hasta los que lo ignoran.
Rev. D. Pere MONTAGUT i Piquet (Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Jorge
Mártir
La figura de este mártir nos llega desde la remota antigüedad cristiana envuelta en leyenda. Nacido en Capadocia y educado en la fe cristiana por su madre, dejó su cargo en el ejército imperial, cambiándolo por la profesión de la milicia cristiana; repartió sus bienes entre los pobres, se enfrentó a los cultos paganos y sufrió cruel martirio durante la persecución de Diocleciano a comienzos del siglo IV. Ya en ese siglo fue objeto de veneración en Dióspolis o Lidda (Palestina), donde había una iglesia construida en su honor, en la que se veneraba su sepulcro. Su culto se difundió ampliamente desde muy antiguo por Oriente y Occidente. La tradición popular y el arte lo representan como el caballero que hace frente al dragón, símbolo de la fe intrépida que triunfa sobre la fuerza del maligno.
Oración: Señor, alabamos tu poder y te rogamos que san Jorge, fiel imitador de la pasión de tu Hijo, sea para nosotros protector generoso en nuestra debilidad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
© Directorio Franciscano    

Santoral Católico:
San Adalberto de Praga
Obispo y Mártir
Nació alrededor del año 956 en Libice (Bohemia). Estudió en Magdeburgo, y muy joven lo nombraron obispo de Praga. Su ministerio pastoral no resultó fácil, pues mucha gente seguía teniendo mentalidad y costumbres paganas. Pronto tuvo que abandonar la ciudad, y marchó a Roma, donde se hizo monje benedictino. Tras varias idas y venidas entre Praga y Roma, el Papa aceptó su renuncia a la diócesis de Praga y lo envió como misionero para anunciar a Cristo a pueblos que todavía no lo conocían en Polonia, Baviera, Hungría, Eslovaquia... Quiso predicar también en la Prusia aún pagana. Atravesó en barca la laguna del Vístula, pero fue mal recibido y falleció traspasado por una lanza el día 23 de abril del año 997 en la aldea de Tenkitten, junto al golfo de Gdansk, cerca de la costa báltica.
Oración: Oh Dios, que concediste la corona del martirio a san Adalberto, obispo, encendido en el celo por la salvación de las almas, concédenos, por su intercesión, que nunca falte a los pastores la obediencia de su grey ni ésta carezca de la asistencia de los pastores. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
© Directorio Franciscano    

Palabras del Papa Francisco

“Nosotros anunciamos la resurrección de Cristo cuando su luz ilumina los momentos oscuros de nuestra existencia y podemos compartirla con los otros: cuando sabemos reír con quien ríe, y llorar con quien llora; cuando caminamos junto a quien está triste y está a punto de perder la esperanza, cuando contamos nuestra experiencia de fe a quien está en la búsqueda de sentido y de felicidad”.

Tema del día:
Reconocer los errores

En la actualidad hay, por fortuna, una comprensión muy extendida -aunque aún no en todo el mundo-, de que no es justo aplicar penas civiles por motivos religiosos, y que la libertad religiosa es un derecho fundamental, y por tanto todos los hombres deben estar inmunes de coacción en materia religiosa. Esta es la doctrina del Concilio Vaticano II, y por esa razón la Iglesia católica ha subrayado recientemente la necesidad de revisar algunos pasajes de su historia, para reconocer ante el mundo los errores de algunos de sus miembros a lo largo de los siglos, y pedir disculpas en nombre de la unión espiritual que nos vincula con los miembros de la Iglesia de todos los tiempos.

Reconocer los fracasos de ayer es siempre un acto de lealtad y de valentía, que además refuerza la fe y facilita hacer frente a las dificultades de hoy. La Iglesia lamenta que sus hijos hayan empleado en ocasiones métodos de intolerancia e incluso de violencia en servicio de la verdad, y es ese mismo servicio a la verdad lo que lleva ahora a reconocerlo y lamentarlo.

-¿Y no es extraño que en esas épocas hubiera tan poca reacción contra esos errores de los católicos?

Es probable que muchos de ellos estuvieran en su fuero interno en contra de esa aplicación de la violencia en defensa de la fe. De hecho, hubo reacción contra esos errores, y si no fue mayor quizá es porque muchas de esas personas no tenían más opción que el silencio. Y luego, cuando esos fenómenos desaparecieron, muchos católicos los defendían porque pensaban que lo contrario era contribuir a difundir leyendas negras de la Iglesia.

Como señaló san Juan Pablo II, fueron muy diversos los motivos que confluyeron en la creación de actitudes de intolerancia, alimentando un ambiente pasional del que solo los grandes espíritus verdaderamente libres y llenos de Dios lograban de algún modo sustraerse. Pero la consideración de todos esos atenuantes no dispensa a la Iglesia del deber de lamentar profundamente las debilidades de tantos hijos suyos, que han desfigurado con frecuencia su rostro. De estos trazos dolorosos del pasado emerge una lección para el futuro, que debe llevar a todo cristiano a tener bien en cuenta el principio de oro señalado por el Concilio: "la verdad no se impone sino por la fuerza de la misma verdad, que penetra con suavidad y firmeza en las almas".

La Iglesia no teme reconocer esos errores, porque el amor a la verdad es fundamental (no hay una verdad buena y otra mala: la que le conviene y la que puede molestarla), y también porque esas violencias no pueden atribuirse a la fe católica, sino a la intolerancia religiosa de personas que no asumieron correctamente esa fe.
© Alfonso Aguiló

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por el drama de los inmigrantes del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Unidos a María
María está junto a nosotros mientras peregrinamos por este mundo, no sólo con su alma, sino también con su cuerpo. Efectivamente la Virgen, desde que fue asunta al Cielo en cuerpo y alma, ya no está sujeta al espacio y al tiempo, y tiene de Dios la omnipresencia. Así que cuando estemos tristes o angustiados, reclinemos nuestra cabeza sobre el pecho de María, y sentiremos latir su Corazón Inmaculado, que late de amor por nosotros.
No es una ilusión el pensar que la Virgen está siempre con nosotros. Es una realidad preciosa que debemos saber aprovechar, porque Ella es la Reina de todo lo creado, y no hay nada en el Cielo ni en la Tierra ni en los Abismos, que se resista a la dulce voz de María. Y si Ella está con nosotros, ¿quién podrá algo contra nosotros?
Nuestra confianza en la Virgen y en su ayuda y asistencia continua, debe ser cada vez mayor, porque María tanto más actuará en nuestras vidas, según cómo sea nuestra fe y confianza en Ella. María tiene un cuerpo real, glorioso pero real, verdadero cuerpo glorificado, y está con nosotros en el camino de la vida. ¡Saltemos de alegría por esta verdad consoladora!

Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-