lunes, 1 de septiembre de 2014

Pequeñas Semillitas 2450

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2450 ~ Lunes 1° de Setiembre de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Iniciamos hoy el mes de Setiembre, llamado “Mes de la Biblia”
Para los católicos es el mes de la Biblia porque el 30 de septiembre es el día de San Jerónimo, el hombre que dedicó su vida al estudio y a la traducción de la Biblia al latín. La traducción al latín de la Biblia hecha por San Jerónimo, llamada la Vulgata (de vulgata editio, 'edición para el pueblo'), ha sido hasta la promulgación de la Neovulgata en 1979, el texto bíblico oficial de la Iglesia católica romana.
Los evangélicos también celebran el mes de la Biblia porque el 26 de septiembre de 1569 se terminó de imprimir la primera Biblia traducida al español por Casiodoro de Reina llamada "Biblia del Oso". Se llamaba así porque la tapa de esta Biblia tenía un oso comiendo miel desde un panal. Esta traducción, que posteriormente fue revisada por Cipriano de Valera, dio origen a la famosa versión "Reina Valera", tan utilizada por la familia evangélica.
Desde luego que esta celebración del mes de la Biblia, tiene que motivarnos a acudir con mayor frecuencia a la lectura y meditación de la misma. La intención es que durante este mes, en todas las comunidades cristianas, se desarrollen algunas actividades que permitan acercarnos mejor y conocer más la Palabra de Dios.

¡Buenos días!

Las herramientas del Diablo
En la Biblia encontramos pensamientos inspirados, capaces de levantar el ánimo por más desalentado que estés. En Isaías (43) el Señor te dice: “Tú eres de gran precio ante mis ojos, porque eres valioso y yo te amo. No tengas miedo, yo estoy contigo”. Por más baja que esté tu autoestima, esta declaración del mismo Dios es capaz de ponerte de pie.

Cierta vez el Diablo dijo que se retiraba y que vendía sus herramientas. La noche del remate se exhibían sus instrumentos en un lote siniestro: odio, envidia, sensualidad, engaños, etc. Aparte del lote había un instrumento de aspecto inofensivo muy gastado y cuyo precio era el más alto. Alguien preguntó al Diablo el nombre del instrumento: “Desaliento”, fue la respuesta. "¿Por qué su precio es tan alto?", preguntaron. “Porque es el más útil. Con él entro en el ser humano, aún si los demás fallan, y una vez adentro, puedo hacer lo que se me antoja. Muy pocos saben que me pertenece”. Pero su precio  es tan alto que todavía es propiedad del Diablo.

Está alerta porque vendrán tentaciones de desanimación y desesperanza. El enemigo entrará en tu imaginación y forjará en el aire castillos de dificultades insuperables. Déjale a Jesús el cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor. Abandónate en él y todo se resolverá con tranquilidad según sus designios. Confiar en el Señor es la clave.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús se fue a Nazaret, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor».
Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en Él. Comenzó, pues, a decirles: «Hoy se cumple esta escritura que acabáis de oír». Y todos daban testimonio de Él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es éste el hijo de José?». Él les dijo: «Seguramente me vais a decir el refrán: ‘Médico, cúrate a ti mismo’. Todo lo que hemos oído que ha sucedido en Cafarnaúm, hazlo también aquí en tu patria». Y añadió: «En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su patria. Os digo de verdad: muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses, y hubo gran hambre en todo el país; y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda de Sarepta de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue purificado sino Naamán, el sirio».
Oyendo estas cosas, todos los de la sinagoga se llenaron de ira; y, levantándose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a una altura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarle. Pero Él, pasando por medio de ellos, se marchó. (Lc 4,16-30)

Comentario
Hoy, «se cumple esta escritura que acabáis de oír» (Lc 4,21). Con estas palabras, Jesús comenta en la sinagoga de Nazaret un texto del profeta Isaías: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido» (Lc 4,18). Estas palabras tienen un sentido que sobrepasa el concreto momento histórico en que fueron pronunciadas. El Espíritu Santo habita en plenitud en Jesucristo, y es Él quien lo envía a los creyentes.
Pero, además, todas las palabras del Evangelio tienen una actualidad eterna. Son eternas porque han sido pronunciadas por el Eterno, y son actuales porque Dios hace que se cumplan en todos los tiempos. Cuando escuchamos la Palabra de Dios, hemos de recibirla no como un discurso humano, sino como una Palabra que tiene un poder transformador en nosotros. Dios no habla a nuestros oídos, sino a nuestro corazón. Todo lo que dice está profundamente lleno de sentido y de amor. La Palabra de Dios es una fuente inextinguible de vida: «Es más lo que dejamos que lo que captamos, tal como ocurre con los sedientos que beben en una fuente» (San Efrén). Sus palabras salen del corazón de Dios. Y, de ese corazón, del seno de la Trinidad, vino Jesús —la Palabra del Padre— a los hombres.
Por eso, cada día, cuando escuchamos el Evangelio, hemos de poder decir como María: «Hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38); a lo que Dios nos responderá: «Hoy se cumple esta escritura que acabáis de oír». Ahora bien, para que la Palabra sea eficaz en nosotros hay que desprenderse de todo prejuicio. Los contemporáneos de Jesús no le comprendieron, porque lo miraban sólo con ojos humanos: «¿No es este el hijo de José?» (Lc 4,22). Veían la humanidad de Cristo, pero no advirtieron su divinidad. Siempre que escuchemos la Palabra de Dios, más allá del estilo literario, de la belleza de las expresiones o de la singularidad de la situación, hemos de saber que es Dios quien nos habla.
Rev. D. David AMADO i Fernández (Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Gil o Egidio
Ermitaño y Abad
Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

La frase de hoy

“Vive tu vida como si subieras una montaña.
De vez en cuando mira hacia tu alrededor
y admira las cosas bellas en el camino.
Sube despacio, firme y disfruta cada momento
hasta llegar a la cumbre”
-Harold Melchert-

Tema del día:
El “síndrome” Francisco
En Seúl ya sabían que llegaba a su tierra un líder espiritual popular, conocido por su humildad, su amor por los pobres y su mensaje en favor de una economía que no excluya y de una cultura del diálogo y del encuentro. Pero lo que logró Francisco en sus cinco días en Corea del Sur superó todos los pronósticos.

"El Papa es la persona más popular de Corea. Si antes hablábamos de «efecto Francisco», ahora hablamos de «síndrome Francisco». Todo el mundo lo ama", dice a la nación Ko Jung Ae, periodista del diario JoongAng Ilbo.

Jorge Bergoglio conquistó a los coreanos porque predica con el ejemplo. Si de entrada cautivó que quisiera moverse con un modesto vehículo KIA Soul en un país que se caracteriza por la pasión por las grandes marcas de lujo y el consumismo desenfrenado, luego también impactó su actitud de cercanía, consuelo y comprensión con parientes y sobrevivientes de la tragedia del ferry Sewol. A diferencia de la presidenta, Park Geun-hye, se reunió más de una vez con ellos. Sin que nadie lo obligara, se puso en su sotana blanca la cinta amarilla que simboliza su protesta y hasta bautizó al padre de una de las víctimas que le hizo ese pedido, que por supuesto eligió llamarse "Francisco".

Los periodistas coreanos preguntaban y no terminaban de entender ese querer estar del lado de los manifestantes de Sewol, de estar del lado de los que sufren. Había que explicarles que no es una novedad, que también siendo arzobispo de Buenos Aires lo hacía. Y darles como ejemplo su actitud después de tragedias como la de Cromagnon o la de Once.

"Para nosotros, el Papa no fue sólo la noticia principal de estos días, sino que fue la noticia del año", dijo Ko. "Porque este año para nosotros fue atroz: no fue sólo el ferry, también nos ha devastado el suicidio de 10 conscriptos en pocos meses... Un colega me comentaba que el Papa fue como un rayo de sol en medio de la oscuridad", agregó esta periodista. "Yo nunca había visto a un hombre de entre 40 o 50 años sonreír. Los hombres coreanos están acostumbrados a no mostrar sus sentimientos, es parte de su educación. Pero viéndolos mirar al Papa por televisión, por primera vez vi que sonreían", subrayó.

El Papa que abraza, sonríe, se deja hacer ‘selfies’, besa y juguetea con bebes y acaricia a enfermos, en efecto, también conquistó por su normalidad, por su rechazo a querer ser tratado como un emperador, un príncipe o un rey. En todos los diarios coreanos fue noticia del día que cuando visitó un centro de discapacitados, rechazó sentarse en el trono que le habían preparado. Prefirió quedarse de pie. O causó impresión que, luego de haber bautizado al padre de una víctima, quisiera saludar, uno por uno, a los 40 policías motorizados que lo escoltaron durante su gira. Les agradeció su servicio, dejó que se sacaran fotos con él, sonriente y les regaló el rosario a tres de ellos que eran católicos. Porque el "síndrome Francisco" irrumpió en un país donde el catolicismo es minoritario (sólo el 10%), al igual que en el resto del Asia.

El éxito de Francisco, que fustigó a modelos económicos inhumanos, terminó siendo un búmeran para la presidenta Park -que esperaba sacarle rédito político a esta visita- y para la clase dirigente y empresarial de este país y de todo un continente que crece con enormes desigualdades sociales. "Ahora los coreanos se preguntan: ¿por qué nuestros líderes políticos no son cómo él?", dice Park Sun Jin, periodista de la agencia Yonhap.

Al hablarles a jóvenes y obispos de 27 países que participaban de la Jornada de la Juventud Asiática en Daejon, uno de los grandes objetivos de este viaje, Francisco también se anotó puntos. Y le envió un mensaje contundente en favor del diálogo y de la apertura a Asia, para la Iglesia tierra de misión y objetivo prioritario de evangelización del tercer milenio. Asia es una prioridad para Francisco, que de joven soñaba ser misionero en este continente, pero una pulmonía grave se lo impidió. En enero volverá a viajar a esta parte del mundo, cuando visite Sri Lanka y Filipinas.

Como recordó el cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay, presidente de la Confederación Episcopal de Asia y miembro del consejo consultor de cardenales del Papa, en Asia vive el 60% de la población mundial. "Es un continente joven, donde la mayoría es joven, que por lo tanto es, de muchas formas, central para el futuro del mundo y el futuro de la Iglesia", dijo.

Más allá de la "geopolítica del encuentro", Francisco demostró estar en un estado de salud muy bueno. Pese a una agenda que dejó destruidos a los periodistas y que incluyó todos los días traslados en helicóptero o tren a otras ciudades, siempre ostentó gran energía. Y cuando Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede, le hizo un comentario al respecto, él le contestó: "Es el estado de gracia".


Nuevo video

Hay nuevo video publicado en el blog
"Juan Pablo II inolvidable"
Puedes acceder en la dirección:

Estadísticas
El siguiente es el estado demostrativo de la cantidad de visitas registradas en los dos blogs que llevamos adelante en internet: "Pequeñas Semillitas" y "Juan Pablo II inolvidable". Esta información se publica el primer día de cada mes.

Debe recordarse que las visitas se cuentan desde el inicio de cada uno de ellos que ha sido en fechas distintas:

Desde el 1º de Marzo de 2007 hasta hoy ha sido visitado por 2.044.504 lectores. Durante el último mes (agosto 2014) registró 11.420 nuevas visitas.

Desde el 25 de Diciembre de 2009 hasta hoy ha sido visitado por 408.669  lectores. Durante el último mes (agosto 2014) registró 3.107 nuevas visitas.

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por el eterno descanso del alma de Mario, de San José, Uruguay, que el día 29 de agosto fue llamado a la presencia de Dios. Que el amor, la fe y la esperanza en la resurrección final, sean los pilares que sostengan a su esposa Mónica y a todos sus familiares y amigos.

Pedimos oración por Emmanuel, un joven de 17 años de México, que sufrió una descarga eléctrica al tocar accidentalmente un cable mientas ayudaba a pintar y ahora está en terapia intensiva. Que la Virgen de Guadalupe sea su protectora, de fuerzas a su familia y pida a Jesús por su recuperación.

Pedimos oración para María M., de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, que hoy será operada por un tumor diseminado en abdomen y pelvis. Invocamos al inmaculado Corazón de la Madre para que supere esta intervención y Dios ilumine a los médicos.

Pedimos oración por William Alberto C. H., que vive en Bogotá, Colombia, que está siendo agredido por fuerzas del mal (brujería), por lo colocamos en las Manos Sanadoras de Jesús seguros que Él alejará las energías negativas que hoy lo afectan.

Pedimos oración para la señora Lidia R., que vive en Temucho, Chile, y que ha estado hospitalizada y ahora de regreso en su casa sigue delicada. Que la Santísima Virgen la cubra con su amor y protección para que se recupere pronto.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Setiembre 1
Si me dicen que soy un santo, sé que no es verdad. Yo conozco mis límites, mis debilidades, mis egoísmos, mis vanidades. Si me dicen que soy una porquería también sé que eso no es cierto.
Prefiero mirarme con la mirada del señor. Él no ignora mis límites y mis debilidades, pero me ama y conoce muy bien todo lo bueno que él puso en mí. Él comprende, espera, alienta, invita, anima. Así quiero mirarme a mí mismo, para no depender de los elogios o de la aprobación de los demás, pero también para no dejarme voltear por las críticas e incomprensiones. Yo soy lo que soy a los ojos de Dios, porque nadie como él conoce mi verdad. Sólo él me conoce hasta mis fibras más íntimas.
Entra en oración unos minutos y pídele al Señor que te ilumine para conocerte mejor a ti mismo y para aprender a sacar lo mejor de tu propio ser.
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

domingo, 31 de agosto de 2014

Pequeñas Semillitas 2449

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2449 ~ Domingo 31 de Agosto de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
“Si uno quiere salvar su vida, la perderá, pero el que la pierde por mí, la encontrará”. Jesús no está hablando de un tema religioso. Está planteando a sus discípulos cuál es el verdadero valor de la vida. El dicho está expresado de manera paradójica y provocativa. Hay dos maneras muy diferentes de orientar la vida: una conduce a la salvación, la otra a la perdición. Jesús invita a todos a seguir el camino que parece más duro y menos atractivo, pues conduce al ser humano a la salvación definitiva.
El primer camino consiste en aferrarse a la vida viviendo exclusivamente para uno mismo: hacer del propio “yo” la razón última y el objetivo supremo de la existencia. Este modo de vivir, buscando siempre la propia ganancia o ventaja, conduce al ser humano a la perdición.
El segundo camino consiste en saber perder, viviendo como Jesús, abiertos al objetivo último del proyecto humanizador del Padre: saber renunciar a la propia seguridad o ganancia, buscando no solo el propio bien sino también el bien de los demás. Este modo generoso de vivir conduce al ser humano a su salvación.
Buscamos insaciablemente bienestar, pero ¿no nos estamos deshumanizando siempre un poco más? Queremos “progresar” cada vez más, pero, ¿qué progreso es este que nos lleva a abandonar a millones de seres humano en la miseria, el hambre y la desnutrición? ¿Cuántos años podremos disfrutar de nuestro bienestar, cerrando nuestras fronteras a los hambrientos?
José Antonio Pagola

¡Buenos días!

Cómo llama Dios
La vida de todo cristiano reclama ser vivida como “vocación”, como respuesta a un llamado. A todos Jesús nos dice: ¡Sígueme! El cristiano es por definición un “llamado”, llamado a seguir a Cristo, a estar con él, a compartir su estilo de vida y su misión en favor de los hombres. Cada uno, en su vida concreta de casado, soltero o célibe; rico o pobre…

Examina tu corazón, en el que arde quizá, desde hace tiempo, el anhelo de algo grande. Piensa si no será Dios el que te está hablando bajito, con las palabras de un amigo, tras la aparente monotonía de la vida. Considera quién golpea suavemente tu alma. Quizás lleva tiempo hablándote, y no lo has descubierto todavía, como les sucedió a aquellos dos discípulos que caminaban con Jesús hacia Emaús. Jesús caminaba a su lado, alejándose de Jerusalén, como un peregrino más. Cuando oraron con Él se dieron cuenta de que habían estado junto al Señor sin saberlo. Mientras tanto, vive alerta. Interroga los rostros y los sucesos. Ahí, entre la monotonía de los días iguales, puede estar llamándote Dios.

Hay llamadas de Dios que exigen un cambio fundamental en la vida, pero otras más sutiles sólo significan una nueva orientación dentro de tus habituales ocupaciones. Lo importante es vivir siempre alerta al Espíritu de Dios que nos hace llegar inspiraciones y mociones para vivir una vida más plena y satisfactoria, más generosa y entregada.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los senadores, sumos sacerdotes y letrados y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: «¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte». Jesús se volvió y dijo a Pedro: «Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios».
Entonces dijo a los discípulos: «El que quiera venirse conmigo que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si malogra su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del Hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta» (Mt 16,21-27)

Comentario
Hoy, contemplamos a Pedro —figura emblemática y gran testimonio y maestro de la fe— también como hombre de carne y huesos, con virtudes y debilidades, como cada uno de nosotros. Hemos de agradecer a los evangelistas que nos hayan presentado la personalidad de los primeros seguidores de Jesús con realismo. Pedro, quien hace una excelente confesión de fe —como vemos en el Evangelio del Domingo XXI— y merece un gran elogio por parte de Jesús y la promesa de la autoridad máxima dentro de la Iglesia (cf. Mt 16,16-19), recibe también del Maestro una severa amonestación, porque en el camino de la fe todavía le queda mucho por aprender: «Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios» (Mt 16,23).
Escuchar la amonestación de Jesús a Pedro es un buen motivo para hacer un examen de conciencia acerca de nuestro ser cristiano. ¿Somos de verdad fieles a la enseñanza de Jesucristo, hasta el punto de pensar realmente como Dios, o más bien nos amoldamos a la manera de pensar y a los criterios de este mundo? A lo largo de la historia, los hijos de la Iglesia hemos caído en la tentación de pensar según el mundo, de apoyarnos en las riquezas materiales, de buscar con afán el poder político o el prestigio social; y a veces nos mueven más los intereses mundanos que el espíritu del Evangelio. Ante estos hechos, se nos vuelve a plantear la pregunta: «¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si malogra su vida?» (Mt 16,26).
Después de haber puesto las cosas en claro, Jesús nos enseña qué quiere decir pensar como Dios: amar, con todo lo que esto comporta de renuncia por el bien del prójimo. Por esto, el seguimiento de Cristo pasa por la cruz. Es un seguimiento entrañable, porque «con la presencia de un amigo y capitán tan bueno como Cristo Jesús, que se ha puesto en la vanguardia de los sufrimientos, se puede sufrir todo: nos ayuda y anima; no falla nunca, es un verdadero amigo» (Santa Teresa de Ávila). Y…, cuando la cruz es signo del amor sincero, entonces se convierte en luminosa y en signo de salvación.
Rev. D. Joaquim MESEGUER García (Sant Quirze del Vallès, Barcelona, España)

Palabras de San Juan Pablo II

"El verdadero conocimiento y la auténtica libertad se hallan en Jesús.
Dejad que Jesús forme parte siempre de vuestra hambre de verdad y justicia,
y de vuestro compromiso por el bienestar de vuestros semejantes"
San Juan Pablo II

Tema del día:
El valor de la vida
El evangelio de hoy es la continuación del domingo pasado, cuando Jesús prometía el primado o la principal responsabilidad en la Iglesia a san Pedro, ya que había tenido la valentía, inspirado por Dios, de proclamar que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios. Las palabras de hoy son desconcertantes porque Jesús le dice a Pedro que actúa mal, dejándose ahora llevar por el instinto humano, cuando le quiere apartar del verdadero mesianismo, el que quiere su Padre del cielo. San Pedro en ese momento, que todavía no es santo, hace las veces de tentador y Jesús le rechaza como si fuese Satanás, de la misma manera que le rechazó en el desierto.

Quizá para que sus discípulos no se hicieran falsas ilusiones, según era el concepto materialista y triunfante que tenían sobre el Mesías, les dice cuál es su futuro y el de todos aquellos que quieran seguirle. Les habla de sufrimiento, que es además la voluntad de su Padre. Por eso dice que “tiene que ir”. No es acoger el dolor por el dolor, pues sería masoquismo. No se trata de un conformismo, sino que es aceptar la cruz por amor, porque es un bien para la humanidad y es la suprema muestra de amor de Dios por nosotros. Tampoco es que todo va a terminar en cruz. Jesús habla ya de resurrección, porque en cristiano toda cruz termina en gloria. Pero san Pedro no se fija en esto último, sino que le ha impresionado lo del sufrimiento, porque le parece un contrasentido hablar de mesianismo y de sufrimiento al mismo tiempo. Quizá también pensaba que si la cruz le venía al Maestro, otros males les vendrían a los discípulos.

La respuesta de Jesús es la misma que había usado para rechazar a Satanás que le quería seducir con la gloria mundana. Hay una tentación constante en nosotros y en la Iglesia: la tentación de compartir el poder con los poderosos, los muy ricos o con los que tienen algún éxito material. La respuesta de Jesús, más que dura, es teológica y pedagógica. Es como una nueva invitación a seguirle, sin intentar enmendarle. Es también un hacerle ver a Pedro y a nosotros que hay dos modos de concebir la vida: al modo humano o al modo divino, según “la carne y la sangre” o según la mirada de Dios.

Y Jesús luego les dice cómo debe actuar el que quiera ser discípulo suyo. Debe “negarse a sí mismo”. Esta es una expresión oriental que significa: “Vivir de cara a los demás, no ser egoísta”. Esto nos dará sufrimientos, conflictos y hasta quizá habrá que arriesgar la vida; pero ese desprenderse de sí mismo, amar, perder la vida por hacer el bien, en realidad es “ganarla”. El anuncio del Evangelio trae consigo la persecución y el sufrimiento. Quizá cuando san Mateo recogía estas palabras de Jesús estaba viendo que en verdad las persecuciones ya se estaban dando. Pero todo este pronunciamiento de Jesús es como un grito de alegría y esperanza: perder la vida por la Causa de Jesús nos habilita para alcanzar la plenitud, la gloria de la resurrección.
P. Silverio Velasco

Nuevo video

Hay un nuevo video subido a este blog.
Para verlo tienes que ir al final de la página.

Nunca olvidemos agradecer
Una vez leí que en el cielo hay dos oficinas diferentes para tratar lo relativo a las oraciones de las personas en la tierra:
Una es para receptar pedidos de diversas gracias, y allí los muchos ángeles que atienden trabajan intensamente y sin descanso por la cantidad de peticiones que llegan en todo momento.
La otra oficina es para recibir los agradecimientos por las gracias concedidas y en ella hay un par de ángeles aburridos porque prácticamente no les llega ningún mensaje de los hombres desde la tierra para dar gracias...
Desde esta sección de "Pequeñas Semillitas" pretendemos juntar una vez por semana (los domingos) todos los mensajes para la segunda oficina: agradecimientos por favores y gracias concedidas como respuesta a nuestros pedidos de oración.

Damos gracias a Dios por la vocación religiosa de Valeria Méndez, de Edo Zulia, Venezuela, que seguirá los pasos de su tía la Hermana Lucila Méndez, querida amiga de “Pequeñas Semillitas” desde hace ya varios años. Valeria, al igual que una compañera de vocación, llamada Aymara, también venezolana, han hecho hace pocas horas sus primeros votos en la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana. Roguemos siempre por las vocaciones sacerdotales y religiosas… y agradezcamos a Dios por las nuevas que va concediendo.

Un estímulo todos los días
Agosto 31
Cuando leemos el Evangelio suele haber cosas que no nos convencen del todo, o que nos parecen equivocadas. Por ejemplo, si estamos llenos de odio nos molesta que Jesús hable de amor a los enemigos. Si queremos quedarnos con la mujer de otro nos molesta que Jesús nos reproche mirar con deseo a la mujer ajena.
Por eso, cuando algo nos desagrada en la enseñanza del Señor, no significa que Dios esté equivocado. Tenemos que preguntarnos siempre si no hay en nosotros un límite, una dificultad para comprender, una debilidad que todavía tenemos que sanar. Bien decía San Agustín: “Así como la luz, agradable para el ojo sano, es un martirio para el ojo enfermo, tu justicia, Señor, no agrada a los injustos, que prefieren las partes bajas de la tierra como las víboras o los gusanos” (Confesiones 7,16).
Siempre estamos llamados a crecer, pero por dentro nos resistimos al cambio. Por eso siempre hay en el Evangelio algo que no nos agrada del todo, algo que nos molesta, algo que nos desafía, para que descubramos eso que todavía no alcanzamos a ver. Sólo si estamos permanentemente abiertos a los constantes desafíos que el Señor nos presenta, alcanzaremos la verdadera paz. La paz nunca se conquista escapando de la verdad.
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

sábado, 30 de agosto de 2014

Pequeñas Semillitas 2448

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2448 ~ Sábado 30 de Agosto de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Llegamos al sábado y hoy vamos a iniciar la edición de “Pequeñas Semillitas” con una reflexión simple pero muy cierta: ¿Qué es esto de “hacer el bien sin mirar a quién“?
Muy fácil, consiste en que al hacer cosas por alguien simplemente las hagamos, sin esperar agradecimientos.
No busquemos reconocimiento y agradecimiento… hagamos lo que ha de hacerse. A su tiempo Dios nos agradecerá todo aquello que hacemos.
Muchas veces la gente que está en nuestro entorno no se da cuenta de lo mucho que hacemos por estar con ellas, aun cuando no logramos entenderlas.

¡Buenos días!

Conserva la calma
Serenidad es calma interior, sosiego, estabilidad de ánimo, dominio de uno mismo. La serenidad proporciona una fuerte energía vital. La serenidad no es apatía, impasibilidad o dejadez. La serenidad va de la mano de la ponderación y de la objetividad. No hace tragedia de pequeños sucesos negativos. No dramatiza.

El ascensor lleno de gente se quedó atascado, y enseguida comenzó a producirse el pánico. Incapaz de hacerlo subir o bajar, la nueva ascensorista no ocultaba su inquietud. Los pasajeros estaban tensos de ansiedad. De repente, desde el fondo del ascensor se oyó una voz tranquila que dijo: —Tómelo con calma, hija. Si usted no puede manejarlo, yo puedo hacerlo. Trate de recordar las instrucciones, y le vendrán a la memoria. Reinó el alivio. La muchacha reflexionó por unos instantes, empujó una palanca y ascendimos. El hombre que había evitado el pánico bajó en mi piso. —¿Pero, usted sabe manejar ese aparato? —indagué. —¡Qué voy a saber! Había que animar a la chica.

El autodominio es importante para ser libre, pues de lo contrario serás prisionero de ti mismo. No aceptes ser esclavo de tus sentimientos negativos, como el miedo, la ansiedad, el descontento, etc. Deslígate de ellos, despréndelos de tu vida, suéltalos, simplemente, déjalos. Se trata de estar alerta y no darles manija, porque crecen.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Un hombre, al ausentarse, llamó a sus siervos y les encomendó su hacienda: a uno dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad; y se ausentó. Enseguida, el que había recibido cinco talentos se puso a negociar con ellos y ganó otros cinco. Igualmente el que había recibido dos ganó otros dos. En cambio, el que había recibido uno se fue, cavó un hoyo en tierra y escondió el dinero de su señor.
»Al cabo de mucho tiempo, vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos. Llegándose el que había recibido cinco talentos, presentó otros cinco, diciendo: ‘Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes otros cinco que he ganado’. Su señor le dijo: ‘¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor’. Llegándose también el de los dos talentos dijo: ‘Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes otros dos que he ganado’. Su señor le dijo: ‘¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor’.
»Llegándose también el que había recibido un talento dijo: ‘Señor, sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste. Por eso me dio miedo, y fui y escondí en tierra tu talento. Mira, aquí tienes lo que es tuyo’. Mas su señor le respondió: ‘Siervo malo y perezoso, sabías que yo cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí; debías, pues, haber entregado mi dinero a los banqueros, y así, al volver yo, habría cobrado lo mío con los intereses. Quitadle, por tanto, su talento y dádselo al que tiene los diez talentos. Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Y a ese siervo inútil, echadle a las tinieblas de fuera. Allí será el llanto y el rechinar de dientes’». (Mt 25,14-30)

Comentario
Hoy contemplamos la parábola de los talentos. En Jesús apreciamos como un momento de cambio de estilo en su mensaje: el anuncio del Reino ya no se limita tanto a señalar su proximidad como a describir su contenido mediante narraciones: ¡es la hora de las parábolas!
Un gran hombre decide emprender un largo viaje, y confía todo el patrimonio a sus siervos. Pudo haberlo distribuido por partes iguales, pero no lo hizo así. Dio a cada uno según su capacidad (cinco, dos y un talentos). Con aquel dinero pudo cada criado capitalizar el inicio de un buen negocio. Los dos primeros se lanzaron a la administración de sus depósitos, pero el tercero —por miedo o por pereza— prefirió guardarlo eludiendo toda inversión: se encerró en la comodidad de su propia pobreza.
El señor regresó y... exigió la rendición de cuentas (cf. Mt 25,19). Premió la valentía de los dos primeros, que duplicaron el depósito confiado. El trato con el criado “prudente” fue muy distinto.
El mensaje de la parábola sigue teniendo una gran actualidad. La separación progresiva entre la Iglesia y los Estados no es mala, todo lo contrario. Sin embargo, esta mentalidad global y progresiva esconde un efecto secundario, peligroso para los cristianos: ser la imagen viva de aquel tercer criado a quien el amo (figura bíblica de Dios Padre) reprochó con gran severidad. Sin malicia, por pura comodidad o miedo, corremos el peligro de esconder y reducir nuestra fe cristiana al entorno privado de familia y amigos íntimos. El Evangelio no puede quedar en una lectura y estéril contemplación. Hemos de administrar con valentía y riesgo nuestra vocación cristiana en el propio ambiente social y profesional proclamando la figura de Cristo con las palabras y el testimonio.
Comenta san Agustín: «Quienes predicamos la palabra de Dios a los pueblos no estamos tan alejados de la condición humana y de la reflexión apoyada en la fe que no advirtamos nuestros peligros. Pero nos consuela el que, donde está nuestro peligro por causa del ministerio, allí tenemos la ayuda de vuestras oraciones».
Rev. D. Albert SOLS i Lúcia (Barcelona, España)

Santoral Católico:
Santa Rosa de Lima
Patrona de Perú, América y las Filipinas
Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

Tema del día:
Un “pecado parroquial”
1) Para saber
En la reciente audiencia del pasado miércoles, ante más de 12.000 peregrinos, el Papa Francisco habló de la unidad de los cristianos. Explicó que Jesús quiso que sus discípulos estuvieran unidos. Sin embargo, desgraciadamente no falta quien pretende sembrar divisiones dentro de la misma Iglesia. Tal es el caso de algunas guerras pasadas, pero eso no es cristiano, señaló el Papa. Detrás de esas obras de conflicto está la obra del demonio quien se afana por dividir la Iglesia.

Pero no solo hay que pensar en las herejías, explicó el Papa, como los únicos pecados contra la unidad. Hay otros que suelen ser más frecuentes y comunes que el Papa Francisco denominó como “pecados parroquiales”, como lo sería el hablar mal de alguien a sus espaldas o dejarse llevar por la envidia. Suele suceder, dijo, que en las mismas parroquias cuando uno es elegido presidente de la asociación, se habla mal de él. O si a una la nombran encargada de las catequesis, las demás hablan mal de ella... Pero esto no es la Iglesia, esto no se debe hacer, enfatizó el Papa.

2) Para pensar
Agustín de Foxá fue un poeta y diplomático español del siglo XX que además ejerció el periodismo. Contaba con una riqueza y además estaba casado con una mujer muy guapa. Cuenta un amigo suyo que ante el importante éxito de una obra suya, al felicitarle le oyó decir: “Ya he empezado a hacer correr el rumor de que tengo úlcera de estómago”. Esto lo decía porque conocía su ambiente y así, cuando se enteraran del éxito obtenido, pudieran decir al menos: “Sí, tuvo gran éxito, pero el pobre está bastante mal de salud”, lo cual sería un alivio para todos los envidiosos.

En efecto, la envidia hace que no se soporte el éxito ajeno, es una falta de amor. Por algo dice un refrán que “Los hipócritas se alimentan del chisme, se desnutren de envidia y se mueren sin amigos”.

Un filósofo alemán del siglo XIX, llamado Arthur Schopenhauer, decía al respecto que “la envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren”.

Es una tentación que está al acecho para atacar y que hay que saber atajar. Pensemos cuál es nuestra reacción cuando a los demás les va mejor que a nosotros.

3) Para vivir
Un consejo nos da San Josemaría: “Si cortas de raíz cualquier asomo de envidia, y si te gozas sinceramente con los éxitos de los demás, no perderás la alegría” (Surco n. 93).

El Papa concluyó diciendo que la unidad debe ser un distintivo de los cristianos, porque Dios mismo es comunión y amor. El amor une, en cambio la envidia separa. La división entre cristianos, dijo el Papa, es una "obra del diablo” y no podemos ponernos de su lado.
Pbro. José Martínez Colín

Palabras del Papa Francisco

Tenemos que hacer seriamente un examen de conciencia. En una comunidad cristiana, la división es uno de los pecados más graves, porque la hace signo no de la obra de Dios, sino de la obra del diablo, el cual es, por definición, aquel que separa, que arruina las relaciones, que insinúa prejuicios… La división en una comunidad cristiana - sea una escuela, sea una parroquia, una asociación, donde sea - es un pecado gravísimo, porque es obra del diablo. Dios, en cambio, quiere que crezcamos en la capacidad de acogernos, de perdonarnos y de bien querernos, para parecernos cada vez más a Él, que es comunión y amor. En esto está la santidad de la Iglesia: en el reconocerse imagen de Dios, colmada de Su misericordia y de Su gracia.
Queridos amigos, hagamos resonar en nuestro corazón estas palabras de Jesús: «Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios» (Mt 5,9). Pedimos sinceramente perdón por todas las veces que hemos sido motivo de división o de incomprensión al interno de nuestras comunidades, sabiendo bien que no se llega a la comunión, sino es a través de la continua conversión. ¿Y qué es la conversión?: “Señor, dame la gracia de no hablar mal, de no criticar, de no chismorrear, de querer bien a todos”. ¡Es una gracia que el Señor nos da! Esto es convertir el corazón, ¿no?
Y pedimos que el tejido cotidiano de nuestras relaciones pueda convertirse en un reflejo siempre más bello y gozoso de la relación entre Jesús y el Padre
Papa Francisco

"Pequeñas Semillitas" por e-mail
Si lo deseas puedes recibir todos los días "Pequeñas Semillitas" por correo, más el agregado de un powerpoint. Las suscripciones son gratis y solo tienes que solicitarlas escribiendo a Rocío (moderadora de los grupos) a: peque.semillitas.3@gmail.com  con el título: “Suscripción a Pequeñas Semillitas”.

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración para Tiziana Ayelén (2 años), siete hermanitos de diversas edades y su mamá, todos de la ciudad de Córdoba, Argentina, que mañana serán bautizados en una ceremonia conjunta, incorporándose como miembros de la Iglesia. Que Nuestra Señora del Valle los proteja siempre y Jesús los bendiga y los conduzca por los mejores caminos en sus vidas.

Pedimos oración por Carmencita H., guatemalteca, que está sufriendo después de estar en cuidados intensivos muy grave por un cáncer en pulmón, por lo que rogamos a Jesús Sacramentado que la sane y la llene de fortaleza y amor. También pedimos oración por la familia de Luis Felipe M., de la misma nacionalidad,  ya que han tratado de secuestrar a su hija, pidiendo a Dios que convierta a las personas que les están haciendo tanto daño.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Agosto 30
Una de las grandes virtudes es la fe. Por ella creemos en Dios y en lo que él nos reveló. Pero no se trata sólo de aceptar las verdades de la fe, ya que no es únicamente una cuestión intelectual. Se trata de un corazón que se deja enseñar por Dios, porque reconoce que no puede alcanzar la verdad solo y que necesita ser iluminado. La fe es también apoyarse en Dios para encontrar el verdadero sentido de la vida, es creer que la verdad profunda de nuestra existencia está realmente en él.
Con la fe se ilumina la mirada interior para poder ver más allá de lo que indican las apariencias. Si miro a las personas desde la fe, puedo reconocer que no son sólo un montón de huesos, de músculos y de nervios; son imagen de Dios. Además, la fe permite descubrir en la vida un por qué y un para qué. A veces, hasta los que se dicen ateos pueden vivir ciertas formas de fe; por ejemplo, cuando creen que hay algo más de lo que pueden mirar sus ojos, cuando sienten que la vida los supera y que ellos no tienen toda la verdad.
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

viernes, 29 de agosto de 2014

Pequeñas Semillitas 2447

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2447 ~ Viernes 29 de Agosto de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Iba Don Bosco caminando por el centro de Turín, cuando tres conocidos suyos le salieron al paso y le pidieron ansiosamente que les dijera qué número deberían jugar cada uno para salir premiados en una lotería. Sin inmutarse el santo les respondió de inmediato: Jueguen estos tres números: el diez, el cinco y el catorce. ¡La suerte es segura! Cuando, satisfechos por la indicación de quien sabían tenía el don de clarividencia, ya se iban a despedir, Don Bosco añadió: Voy a explicarles mi adivinación: el número diez son los mandamientos de la ley de Dios, el cinco, los preceptos de la Iglesia, y el catorce, las obras de misericordia. Jueguen siempre estos números y serán afortunados en esta vida y en la otra.
Frente a la vida eterna que nos espera, es de tremenda importancia no perder el camino que conduce a la dicha sin fin con Dios. Jesús dijo claramente: “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero –¡la lotería!– si pierde su vida (eternamente)?” Es una verdad simple de nuestra fe, pero hay vivirla en día a día. Que esta luz oriente hoy todas tus tareas.

¡Buenos días!

El llamado de Dios
Para cultivar una buena disposición hacia el llamado de Dios, es fundamental el espíritu de oración. La piedad popular ha representado a la Virgen en oración, cuando recibe la embajada del ángel. Es indudable que Nuestra Señora guardaba un recogimiento habitual, tenía un espíritu de oración que la dispuso a recibir el mensaje divino y a aceptarlo.

Señor Jesús, te pedimos por los muchachos y chicas que invitas a seguirte de cerca; haz que sean capaces de desapegarse de las cosas de este mundo y abran su corazón a la voz que los llama.; que sientan el coraje de dedicarse por toda la vida, con un corazón no dividido, a ti y a la Iglesia; que crean que la gracia les dará la fuerza para tal donación y vean la belleza y la grandeza de la vida sacerdotal, religiosa y misionera. Haz, Señor, que los jóvenes sepan acoger con coherente aplicación las exigencias del llamado para el sacerdocio y para las otras formas de vida consagrada; bendícelos con la misericordia infinita de tu corazón. Amén.

Para percibir el llamado de Dios es preciso tener esa orientación habitual hacia lo divino, saber escuchar la voz del Señor en medio de los afanes de la vida diaria, y después contestar, como María, con un «Hágase en mí según tu palabra». La oración que te ofrezco hoy ha sido redactada por el Papa Juan Pablo II, recientemente canonizado.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Herodes había enviado a prender a Juan y le había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo, con quien Herodes se había casado. Porque Juan decía a Herodes: «No te está permitido tener la mujer de tu hermano». Herodías le aborrecía y quería matarle, pero no podía, pues Herodes temía a Juan, sabiendo que era hombre justo y santo, y le protegía; y al oírle, quedaba muy perplejo, y le escuchaba con gusto.
Y llegó el día oportuno, cuando Herodes, en su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a los tribunos y a los principales de Galilea. Entró la hija de la misma Herodías, danzó, y gustó mucho a Herodes y a los comensales. El rey, entonces, dijo a la muchacha: «Pídeme lo que quieras y te lo daré». Y le juró: «Te daré lo que me pidas, hasta la mitad de mi reino». Salió la muchacha y preguntó a su madre: «¿Qué voy a pedir?». Y ella le dijo: «La cabeza de Juan el Bautista». Entrando al punto apresuradamente adonde estaba el rey, le pidió: «Quiero que ahora mismo me des, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista».El rey se llenó de tristeza, pero no quiso desairarla a causa del juramento y de los comensales. Y al instante mandó el rey a uno de su guardia, con orden de traerle la cabeza de Juan. Se fue y le decapitó en la cárcel y trajo su cabeza en una bandeja, y se la dio a la muchacha, y la muchacha se la dio a su madre. Al enterarse sus discípulos, vinieron a recoger el cadáver y le dieron sepultura. (Mc 6,17-29)

Comentario
Hoy recordamos el martirio de san Juan Bautista, el Precursor del Mesías. Toda la vida del Bautista gira en torno a la Persona de Jesús, de manera que sin Él, la existencia y la tarea del Precursor del Mesías no tendría sentido.
Ya, desde las entrañas de su madre, siente la proximidad del Salvador. El abrazo de María y de Isabel, dos futuras madres, abrió el diálogo de los dos niños: el Salvador santificaba a Juan, y éste saltaba de entusiasmo dentro del vientre de su madre.
En su misión de Precursor mantuvo este entusiasmo -que etimológicamente significa "estar lleno de Dios"-, le preparó los caminos, le allanó las rutas, le rebajó las cimas, lo anunció ya presente, y lo señaló con el dedo como el Mesías: «He ahí el Cordero de Dios» (Jn 1,36).
Al atardecer de su existencia, Juan, al predicar la libertad mesiánica a quienes estaban cautivos de sus vicios, es encarcelado: «Juan decía a Herodes: ‘No te está permitido tener la mujer de tu hermano’» (Mc 6,18). La muerte del Bautista es el testimonio martirial centrado en la persona de Jesús. Fue su Precursor en la vida, y también le precede ahora en la muerte cruel.
San Beda nos dice que «está encerrado, en la tiniebla de una mazmorra, aquel que había venido a dar testimonio de la Luz, y había merecido de la boca del mismo Cristo (…) ser denominado "antorcha ardiente y luminosa". Fue bautizado con su propia sangre aquél a quien antes le fue concedido bautizar al Redentor del mundo».
Ojalá que la fiesta del Martirio de san Juan Bautista nos entusiasme, en el sentido etimológico del término, y, así, llenos de Dios, también demos testimonio de nuestra fe en Jesús con valentía. Que nuestra vida cristiana también gire en torno a la Persona de Jesús, lo cual le dará su pleno sentido.
Fray Josep Mª MASSANA i Mola OFM (Barcelona, España)

Santoral Católico:
Martirio de Juan el Bautista
Memoria del martirio de san Juan Bautista, al que Herodes Antipas retuvo encarcelado en la fortaleza de Maqueronte y a quien, en el día de su cumpleaños, mandó decapitar a petición de la hija de Herodías. De esta suerte, el Precursor del Señor, como lámpara encendida y resplandeciente, tanto en la muerte como en la vida dio testimonio de la verdad (s. I). Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

La frase de hoy

“En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia.
De amor no preguntes nunca a los cuerdos;
los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca”
-Jacinto Benavente-

Tema del día:
Que Dios te bendiga
Cuando alguien te dice “Que Dios te bendiga” no solo te está deseando lo mejor para ti, sino que también está actuando en favor suyo.

Pues, cuando Bendices a alguien también atraes el favor de Dios hacia ti.

El efecto de la Bendición es multiplicador, ya que es dado por Dios a sus Hijos.

¡¡¡Bendiciones!!!  El significado de la bendición:

La bendición, invoca el apoyo activo de Dios para el bienestar de la persona, habla del agradecimiento, confiere prosperidad y felicidad en la persona que recibe buenos deseos de nuestra parte.

La bendición comienza en el hogar, en las relaciones de padres e hijos.

Los niños que reciben el regalo de la bendición de parte de sus padres, tienen un buen comienzo espiritual y emocional en la vida. Reciben un firme fundamento de amor y aceptación. Este principio también se aplica a la íntima relación de pareja.

Las amistades se profundizan y fortalecen, la hermandad de las Iglesias se incrementa, trayendo compañerismo, sanidad y esperanza a muchos que nunca han recibido una palabra de bendición.

El poder de la vida y la muerte está en la Palabra. Al bendecir, se otorga vida, no sólo al que recibe la bendición, sino también al que la da.

Por eso, hoy te bendigo, mi bendición va para ti, porque al bendecirte de todo corazón, me bendigo a mí mismo.

Reparte bendiciones donde vayas, no sólo de palabras, sino de hechos. Ellas volverán a ti, cuando menos lo esperes.

En general, la persona que vive en la presencia de Dios, amándole y obedeciéndole, goza de la bendición divina siempre.

¡¡¡Qué Dios derrame una lluvia de bendiciones a todo el mundo!!!

Oración a San Miguel Arcángel 
San Miguel Arcángel
defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad
y acechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú, Príncipe de la Milicia Celestial
arroja en el infierno con tu divino poder
a satanás y demás espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para perdición de las almas.
Amén

La Festividad de San Miguel Arcángel se celebra el 29 de Setiembre.
Pero igualmente es una práctica muy recomendada el rezar esta oración
todos los días a la finalización de la Santa Misa.
Y también en estos tiempos para pedir por el Santo Padre
y por la santidad de todos los sacerdotes del mundo.
En "Pequeñas Semillitas" la publicaremos los días 29 de cada mes.

Un estímulo todos los días
Agosto 29
“Señor, sabes que a veces me dejo llevar por mi vanidad, por mi codicia, por mi impaciencia, por mis ambiciones egoístas. Cuando estoy solo recapacito y me lamento por cosas que hice o que dije, pero luego vuelvo a caer. Hago propósitos, pero duran poco tiempo.
Te pido, Señor, que no me dejes solo con mis propias fuerzas. Necesito tu gracia, necesito los toques de tu Espíritu para reaccionar a tiempo, necesito tu luz que me ilumine para darme cuenta y también tu fuerza para tomar las decisiones correctas.
Quiero crecer, Señor, porque todavía tengo vida y esperanza, porque no quiero detenerme en el camino, porque no quiero desaprovechar tus dones. Quiero ofrecerte algo más de mí y alcanzar algo más de la belleza que me propones. Por eso te ruego que me ayudes. Solo no puedo, mis impulsos se debilitan, mis buenos propósitos no alcanzan, mis intentos no consiguen nada. Te necesito a ti, invoco tu Espíritu, clamo por tu poder.
Ayúdame, Señor. Amén.”
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-